Esta crema es perfecta para consumir en invierno bien calentita… Además los puerros tienen propiedades diuréticas y niveles bajísimos de grasas y azúcares…. Por lo que resulta perfecta para personas que se encuentren en dieta. Disfruta de esta deliciosa, sencilla y super saludable ...

Encontraremos en España su cultivo en las zonas del norte: Navarra, País vasco y La Rioja. En Europa., Toma nota de la receta y comienza. En la actualidad, su popularidad y consumo es enorme.

Ingredientes

  1. Más información.
  2. Disfruta de la cremosidad y la suavidad de la crema de puerros.

4 puerros (parte blanca) 2 patatas medianas. 250 ml. de agua. 200 ml. de leche (la que utilices en casa) 100 g. de jamón serrano. 1 cebolla mediana. 50 ml. de aceite de oliva virgen extra. Sal (al gusto).

Preparación

En esta ocasión solo utilizaremos la parte blanca de los puerros. Cortaremos por la zona anterior a las hojas, donde apreciamos que el tallo empieza a tener un tono verde. Retiramos también la parte inferior o raíz, donde tiene esa especie de “bigotes”. La parte sobrante no la tiréis, podéis aprovechar las hojas para añadirlas a un caldo de verduras y el tallo en un sofrito. Pasamos los tallos blancos por agua debajo del grifo para limpiarlos y quitarles algún resto de tierra o suciedad que traigan. Los cortamos longitudinalmente en dos mitades. Luego los troceamos en porciones de unos 2-3 cm de grosor. Reservamos. Pelamos la cebolla quitándole las capas exteriores y la picamos en juliana. En una cazuela vertemos un poco de aceite de oliva. Sofreímos la cebolla 5 minutos a fuego medio, sin que llegue a coger color. Echamos un poco de sal para que suelte el agua, ayudando a que no se nos dore. Añadimos ahora los puerros, mezclamos y salteamos todo junto otros 5 minutos. Queremos que se vayan cocinando y ablandando antes de la cocción posterior. Pelamos las patatas, las lavamos y las “cascamos” en dados (tamaño similar a los trozos de puerro) sobre las verduras. De esta manera conseguimos que suelten más almidón y la crema resulte luego más espesa y homogénea. Mezclamos y rehogamos un par de minutos. Cocción y preparación de la crema de puerros y crujiente de jamón Vertemos el agua en la cazuela, de manera que queden cubiertos todos los ingredientes. Cocemos 20 minutos a fuego medio, echando un vistazo de vez en cuando para que no se nos quede sin líquido. Salamos al gusto en el momento que comience a hervir. Pasado el tiempo de cocción, retiramos del fuego la cazuela. Trituramos bien con la batidora, resultando una mezcla con textura de puré ligeramente espeso. En este punto, añadimos la leche y removemos en círculo. Comprobaremos como se va integrando perfectamente al resto y la crema adquiere ese característico color blanco. Con el calor que tiene la cazuela, dejamos 5 minutos para que siga haciéndose y cogiendo “cuerpo” nuestra crema. En función de vuestro gusto podéis añadir más o menos leche para conseguir el punto deseado, más suelta o más espesa. Par el toque final del plato vamos a preparar un sencillo crujiente de jamón serrano (o ibérico). Nos servirá para decorar, dar un toque de color y también aportar un contrate de texturas. Cortamos las lonchas de jamón en tiras finas de unos 5-6 cm. de longitud. Untamos una sartén con un poquito de aceite de oliva, con la ayuda de una brocha de silicona o un papel de cocina. Salteamos las tiras de jamón a fuego medio 2-3 minutos. Irán soltando parte de su grasa y cogiendo una textura rígida y crujiente. En ese punto, retiramos sobre un papel absorbente. Servimos la crema de puerros calentita en la mesa. Decoramos con unas tiras crujientes en el plato o tazón de cada comensal. .

Follow Us

Últimas noticias

Most Read