Este bizcocho es absolutamente delicioso! La primera vez que lo preparé lo congelé directamente y cuando lo serví, nadie notó que no estaba recién hecho.....

En cualquier momento del año podremos disfrutar de este “Bizcocho de manzana y nueces.. Jornadas Gastronómicas calientes, Para compartir., Una receta muy rica y fácil. Comparte tu gusto .... Descubre sus ingredientes y elaboración.

Valoración:

  1. El otoño es época de manzanas.
  2. Sugerencias: esta tarta se puede congelar en su totalidad o en porciones.

Los ingredientes

1 yogur natural de 125 g. 3 medidas del vaso del yogur con harina de trigo con levadura (de repostería) 3 huevos medianos 1 medida del vaso de yogur de aceite de oliva virgen extra suave 2 medidas del vaso de yogur de azúcar 1/2 sobre de levadura química en polvo (7 g) 1/2 cucharadita de canela molida 1 cucharadita de esencia de vainilla 3 manzanas grandes 1 pellizco de sal La ralladura de un limón Mermelada de albaricoque o melocotón (opcional) para darle brillo al bizcocho..

La preparación

En un bol grande batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen, cuando ya estén así añadimos y mezclamos el yogur con los huevos. Debemos montarlos muy bien para dar esponjosidad a nuestros bizcochos, cuanto más aireados, mejor nos va a quedar. Mezclamos la levadura con la harina y la echamos al bol anterior, volvemos a batir. En el mismo bol echamos un pellizco de sal y el aceite de oliva virgen extra suave. Batimos todo hasta que no queden grumos. Es hora de los aromatizantes. Lavamos el limón y rallamos encima de la crema. Añadimos la vainilla, un pellizco de sal y la canela en polvo. Batimos y ya tenemos la crema lista, será la base de nuestro bizcocho. Precalentamos el horno a 180º C. Pelamos las manzanas y quitamos el centro de la manzana. Cortamos en láminas muy finas, en lonchas finas (1 o 1,5 mm). Pelamos y laminamos las manzanas en el último momento ya que en contacto con el aire se oxidan y quedan mal. Vertemos la mezcla anterior en un recipiente engrasado con mantequilla. Si tenéis un molde desmoldable (como el de las fotos del paso a paso) no haría falta engrasarlo. Justo antes de meterlo en el horno añadimos las láminas de manzana encima del bizcocho. Cubrimos la masa del bizcocho con las láminas de manzana empezando por el centro y en círculos hasta llegar al borde. Debe quedar todo lleno de manzana, si no llegasen con 3 manzanas, emplead otra. Veréis como queda en las fotos del paso a paso. Horneado y presentación final del bizcocho de manzana Metemos el bizcocho en el horno a 180º C durante unos 45-50 minutos (depende mucho de vuestro horno). Opción de calor arriba y abajo, en la rejilla a media altura para que el calor sea uniforme y no se caliente en exceso la base. Si no tienes rejilla usa la bandeja. Pinchad el bizcocho con un tenedor cuando lleve unos 40 minutos y cuando salga seco estará hecho. Mientras se está horneando debemos vigilar que el bollo esté subiendo de manera uniforme, quedando un poco más hinchado en el centro (siendo incluso admisible que se abra un poco por el centro, alguna grieta siempre queda). Si sube más por un lado que por otro, algo le pasa a nuestro horno. Otro problema común es que el bizcocho se sale por los lados, normalmente sucede porque nos hemos pasado con la levadura química. Es importante medirla bien, con los sobres no hay problema pero si es de bote tenéis que echar 12 gramos. Al acabar la cocción lo mejor es retirarlo inmediatamente del horno para que el calor no lo seque. Lo pasamos a una superficie sin desmoldar todavía y esperamos a que temple. Entonces lo desmoldamos y de paso no nos quemamos los dedos. Muchas de las tartas de manzana se cubren con una pequeña capa de mermelada de melocotón o albaricoque. Con ayuda de una brocha de silicona o convencional untar una fina capa de mermelada de albaricoque. Este le dará brillo, aunque aportará más dulzor al bizcocho. Lo dejo a vuestra disposición,...